¿Realmente sirven para algo los rodillos de espuma de los gimnasios?

Si bien a lo largo de una temporada los rodillos de espuma eran empleados solamente por atletas profesionales, hoy día es bastante difícil entrar en un gimnasio y no encontrarse a alguien que lo esté utilizando. Se han transformado en el artefacto de tendencia en los gimnasios de la ciudad de Nueva York que frecuentan celebridades como Sarah Jessica Parker y Shakira. Ni los batidos de proteínas, ni las bandas flexibles, ni tampoco las pulseras inteligentes: los rodillos de espuma son el accesorio de gimnasia indispensable de esta temporada.

Los rodillos de espuma le deben mucho al ingeniero y físico israelí Moshé Feldenkrais creador de sillones de masaje, cuyo trabajo vanguardista sobre los movimientos anatómicos para progresar la función muscular se hizo popular en la década de los cincuenta. Siendo cinturón negro en judo, Feldenkrais los incorporó a su sistema para prosperar la manera física cuando los halló en U.S.A. dos décadas después.

Más últimamente, el terapeuta deportivo estadounidense Michael Clark asistió a presentar estos accesorios a la población por lo general merced a su libro de dos mil uno, Integrated Training for the New Millennium. Y la primera patente de este producto en EE UU se presentó en dos mil cuatro.

Para quienes no los conozcan, esta práctica consiste en aplicar el peso anatómico sobre un tubo de espuma, usando pequeños movimientos ondulantes repetitivos para ejercer presión sobre el músculo. Internet está repleto de guías sobre de qué forma hacerlo bien: YouTube contiene más de seiscientos vídeos y una busca veloz en buscador da como resultado en torno a cuarenta millones de resultados.

Pese a esto, la evidencia a nivel científico para respaldar la práctica con sillones masajeadores prosigue siendo sorprendentemente limitada. Entonces, ¿marcha? Y si es de esta manera, ¿de qué manera?

Objetivos de estiramientos
La mayor parte de las personas comprende que estirar ya antes del ejercicio es importante; relaja el cuerpo y mejora la flexibilidad. Mas estirar demasiado —durante más de sesenta segundos— desgasta los músculos y puede dañar el adiestramiento. Entre los grandes reclamos de los rodillos de espuma está el hecho de que asisten a prosperar la flexibilidad de forma afín a la del estiramiento, mas con una esencial ventaja añadida: no implica fuerza. Asimismo que, si se combinan las dos, puede prosperar el desempeño. Algo que podría ser mejor que hacer uno o bien otro. No obstante, hasta el momento la patentiza de la investigación no es concluyente.

En nuestra investigación, efectuada en la Universidad de Stirling (Escocia) y al lado de Malcolm Fairweather de SportScotland, hemos probado el efecto de los rodillos de espuma sobre un conjunto de voluntarios que efectuaban ejercicios de extensión de piernas. Descubrimos que los ejercicios les demandaban menos esmero si los efectuaban tras utilizar el rodillo a lo largo de 2 minutos que si lo hacían tras reposar este tiempo. Merced a esta reducción en el ahínco, los voluntarios que repitieron esto a lo largo de 3 días pudieron efectuar mejores extensiones de pierna que aquellos que no emplearon los rodillos día a día. Los resultados asimismo muestran que su empleo ayuda a progresar la restauración tras efectuar ejercicio pues reduce el dolor muscular. Y, puesto que las agujetas pueden trastocar la función de los músculos, el empleo del rodillo puede asistir a las personas a desempeñarse mejor en los próximos gimnasiosadiestramientos.

Alén de esto, aún hay mucho que no sabemos. Un enorme inconveniente es que todavía no estamos seguros de de qué forma marcha el rodillo en el cuerpo. A lo largo de años, se creyó que servía para liberar la tensión del tejido conectivo suave, conocido como fascia, que forma una suerte de matriz en todo el cuerpo humano, incluyendo los músculos, los huesos, los órganos y los nervios. No obstante, los estudiosos se han vuelto incrédulos respecto a esto: dada la cantidad de fuerza requerida para manipular la fascia, muchos piensan que resulta más probable que la presión aplicada por el rodillo de espuma actúe de forma directa sobre el sistema inquieto.

Los descubrimientos sobre el empleo de este producto para eludir la inflamación muscular dan patentiza adicional: sabemos que el alivio del dolor no está relacionado con el “calentamiento” de los músculos, y hay pruebas —aunque limitadas— de que su empleo aumenta el flujo sanguíneo. Si cualquiera de estos fuera el caso, sugeriría que el beneficio procede de la estimulación del tejido blando en el área en cuestión. Mas si descartamos los dos, sugiere que debe haber una contestación más global o bien neurológica.

Rodando
Hasta el momento, la investigación ha examinado los efectos inmediatos y en un corto plazo del empleo del rodillo. Nuestra entendimiento de los efectos en un largo plazo prosigue siendo poca. Entonces, aunque sabemos que emplearlo ya antes y tras hacer ejercicio puede complementar su programa de adiestramiento, no podemos decir con certidumbre si estos beneficios proseguirán en el futuro. Y, si bien se ha probado anteriormente que el rodillo no tiene un efecto negativo en el desempeño deportivo en un corto plazo, no podemos asegurar que no haya efectos perjudiciales en un largo plazo.

Tampoco tenemos suficiente patentiza para decir cuál es la mejor forma de emplearlos. Los estudiosos han adoptado protocolos que cambian entre uno y 5 reiteraciones por cada una de las sesiones de ejercicio, y en cualquier una parte del cuerpo en un periodo de entre 5 segundos y 2 minutos. No existe ninguna sugerencia de que las sesiones más largas sean mejores, con lo que, en el caso de duda, hágalo a lo largo de menos tiempo.

Por otra parte, los estudiosos estiman que son precisas las reiteraciones para acrecentar el rango de movimiento. Entonces, si el propósito es prosperar la flexibilidad, hay que emplearlo cuando menos un par de veces a lo largo de una sesión. Solo asegúrese de que absolutamente nadie se tropiece con mientras que lo hace.

Categories:   Actualidad

Tags:  ,

Comments